Columna de opinión de Humberto González, jefe de El Puerto Cowork, ad portas de comenzar un nuevo año 2024.

Al iniciar mi travesía en El Puerto Cowork en marzo, llevaba la experiencia de emprender a mis espaldas y la determinación de contribuir al ecosistema emprendedor desde una perspectiva práctica. Mi objetivo era claro: liderar iniciativas que potenciaran la formación y consolidación de emprendimientos, marcando un impacto más allá de las fronteras físicas de nuestro espacio de cowork.

Rocío Araya y Reyna Calle, emprendedoras de Innova Recicla, Calama.

Me enorgullece haber liderado programas emblemáticos como «Embárcate» y «ADN Sostenible». El primero, una academia de emprendimiento destinada a nutrir habilidades y conocimientos clave para el éxito empresarial. El segundo, un proyecto estratégico que busca consolidar emprendimientos de manera eficiente, reduciendo riesgos en su entrada al mercado.

Dentro de estas iniciativas, me he cruzado con emprendedores notables, como Javiera Ceballos y su transformación desde una tienda otaku a un referente provincial en economía circular, un testimonio del poder del apoyo estratégico entre El Puerto Cowork, Fundación Factor de Cambio, SQM, y la adaptabilidad de la emprendedora para lograr cambios significativos en su iniciativa.

Javiera Ceballos, fundadora de Puerto Colores, Tocopilla.

La historia de Javiera no es un caso aislado. Refleja la capacidad de transformación que emana del apoyo colectivo. La revalorización de residuos textiles se ha convertido en una fuente de inspiración para otros emprendedores, demostrando que el respaldo adecuado puede catalizar cambios positivos en el tejido empresarial.

A los emprendedores que buscan trascender, les animo a integrar la sustentabilidad en el núcleo de sus empresas. No solo como una estrategia de mercado, sino como un elemento transformador. La sustentabilidad no solo garantiza la responsabilidad social, sino que también contribuye a la construcción de empresas más resilientes y adaptables.

En este viaje reflexivo, insto a todos los emprendedores en este año 2024 a abrazar la sustentabilidad no solo como una elección, sino como una responsabilidad compartida. En un mundo donde las decisiones empresariales impactan en la sociedad y el medio ambiente, asumamos el desafío con determinación. Al construir negocios sostenibles, contribuimos no solo al crecimiento empresarial, sino a un futuro más equitativo y saludable para todos. Mirando hacia el futuro, enfrentemos los desafíos empresariales con resiliencia y responsabilidad. Que cada empresa sea un agente de cambio positivo, no solo generando beneficios económicos, sino también aportando a la construcción de un mundo más sostenible.

¡Adelante, emprendedores, el camino hacia el éxito se fusiona naturalmente con la senda de la responsabilidad y la sostenibilidad y aquí estaremos en El Puerto Cowork este 2024 y los años venideros, para guiarlos, apoyarlos e impulsarlos a ser los grandes empresarios que van a generar el cambio en el norte de nuestro país!.

Bootccamp Programa Embárcate, con emprendedores de Tocopilla, Quillagua, Calama y Antofagasta.